Un espacio de trabajo en tu casa

 Un espacio de trabajo en casa de Estefanía, que estaba cansada de tener que trabajar en la mesa del salón. Y ahora tiene un rincón de su casa en el que dan ganas de encender el ordenador y ponerse a trabajar.


      • Es cálido y luminoso. 
        Cansada de las oficinas oscuras y muebles chapados de madera de nogal, Estefanía sabía que quería estar rodeada de otro tipo de muebles, más cálidos y acogedores. De madera natural. Pero a la vez, que fueran útiles. Y a la vez que se integrara bien con el resto del salón.
      • Cada cosa tiene su sitio. 
        Cualquiera que necesite concentrarse en el trabajo, necesita tenerlo todo en su sitio. Así conseguirás ser mucho más productivo. Las buenas ideas siempre llegan trabajando cuando tienes todo en su sitio.
      • Tiene parte de tí. 
        Estefanía disfruta del caos creativo de su espacio de trabajo, ¿porque a quién le gusta un espacio aséptico y aburrido? Ella ha elegido creatividad y diversión.
      • Está vivo. 
        Una cosa tenía clara, y es que quería crear algún punto focal verde, y a la vez que fuera ecléctico, usando maceteros originales. Unos maceteros hechos con botellas de cristal recicladas y pintadas por ella misma, y un buen DIY para hacer colgadores de cuerda, le permitía colgar las plantas a diferentes alturas. Ya sólo tiene que cortar esquejes y meterlos en las botellitas.
  • Making of.

  • Os dejamos el video de todo el montaje, para que veáis paso a paso como se va construyendo todo, desde lo más general hasta el último detalle para que Estefanía se sienta a gusto. Por cierto, no nos tengáis en cuenta las pintas, que la ropa de trabajo es lo que tiene ;)